Los Dominicanos en el Cielo

El arcángel Gabriel va a ver al Señor y le dice:

--"Señor, tengo que hablar algo muy serio contigo...
--Hay Dominicanos aquí que están causando muchos problemas...
--A ver, empiézame a contar-- dice el Señor.
--Mira, se subieron en la reja de la entrada y se están meciendo sobre ella como si fuera un columpio; mi trompeta ha desaparecido misteriosamente, aunque a cada
rato la oigo sonar en la lejanía con un ritmo pegajoso, pero demasiado alborotado.

Además, tienen las túnicas salpicadas de arroz con habichuela y café con leche; han subido a sus perros en las carrozas celestiales y los alimentan con un salami que lo que menos tiene es salami; se han quitado las aureolas y andan con gorras de peloteros o sombreros de pajilla.

No quieren barrer las escaleras del cielo y se ponen a bailar con las escobas; el suelo de la cocina está lleno de semillas de chinas, salpicaduras de fritos y
cascaras de mangos.

Y, como si fuera poco, están organizando peleas de gallos en las nubes y andan volando por ahí con una sola ala y diciendo: "¡Me la comí, tigre, si muevo un
ala rápidamente vuelo como un colibrí, vaya men, soy un caballo!

Ah, y los que puse a cantar en el coro se la pasan gritando "¡Pero con coco...!" y repiten un estribillo raro: "¡Alegria, eh-eh, alegria!..."

Tras oír pacientemente al arcangel, el Señor contestó:

"Los Dominicanos son Dominicanos, Gabriel, y eso no se puede cambiar. El cielo es el hogar de todos mis hijos con sus defectos y virtudes. Pero si quieres enterarte de lo que son problemas graves, llama al diablo y verás una realidad muy distinta.

Gabriel va hasta el teléfono y llama al diablo...

--"Alo, Lucifer speaking...-- contesta Satanás.
--Hola Luc, soy yo Gaby, el del Cielo, es que quería...

--Coooño!, 'pérate un minuto, man -- interrumpe el diablo y tira el teléfono. Al cabo de unos segundos regresa. --Bueno, aquí estoy de nuevo, ¿qué puedo hacer por ti?

--¿Estás teniendo algún problema con los Dominicanos que recibiste en el infierno?-- indaga Gabriel.
--Anda p'al carajo...espérate un minuto, ahora mismo te contesto, pero tengo que chequear algo-- dice Satanás y sale corriendo.

--Perdona la demora, Gaby. ¿Qué fue lo que me preguntaste?-- pregunta el diablo cinco minutos después.
--Que si estás teniendo problemas con los Dominicanos que llegaron al infierno?-- repite Gabriel.
--Pero, ¡¿Cómo e' la vaina, macho?!-- grita el diablo exasperado--. Esperate, enseguida estoy contigo... -- Satanás suelta el teléfono y regresa a los 15 minutos, jadeando; y dice:

--Oye Gaby, hablamos despues, viejo. Imagínate que unos cabrones Dominicanos han apagado el fuego del infierno y están tratando de robarse la luz para
instalar un aire acondicionado! Me saludas al Lider...

(Adaptacion mejorada, enviada por Niurka Rodriguez)

Comentarios

  1. Hey q jevi... se pasaron con ese chiste... pero ta' jevi... total para q ocultarlo... asi somos... q Viva la Rep. Dominicana!!!!!!!
    Al q no le guste... q se joda.. jajajajajaj

    ResponderEliminar
  2. Por eso somos alegria donde quiera que vamos Dominicanos,vivan los Dominicanos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Nombres de Pueblos Dominicanos en Inglés

Toma de Posesion (Junio 1966)

Manolo