viernes, mayo 20, 2011

Entendiendo a las mujeres

Un hombre casado tenía un lío con su secretaria.
Un día, la pasión los desbordó y se fueron a casa de ella; y exhaustos debido a una tarde de sexo desenfrenado, se durmieron, despertando a las ocho de la tarde.

Cuando el hombre se estaba poniendo la ropa, le pidió a la mujer que sacara sus zapatos y los ensuciara con césped y tierra.

Aunque intrigada ella lo hizo; él se puso los zapatos, cogió el coche y se fue a su casa.

- ¿Dónde has estado? le preguntó su mujer cuando entró.

- Querida, no puedo mentirte: estoy enrollado con mi secretaria y
estuvimos toda la tarde haciendo el amor. Me dormí y no desperté hasta las 8.

Su esposa mira hacia abajo, ve sus zapatos y le dice:
- ¡¡Mentiroso bastardo!! ¡¡¡Estuviste jugando al golf!!!.