domingo, julio 13, 2008

Cierta vez un sabio arabe dijo :
للأعيان وعدد أعبحت الشعببانية يتم ماعية تعيينهمللأعياننواب حسب الدستور المعدل عام أصبحت إسبانيا دولة قانون إجتماعية و ديمقراطية تحت نظام ملكي برلماني. الملك منصبه فخري و رن و واحدئيس الوزراء هو الحاكم الفعلي للبلاد. البرلمان الإسباني مقسم الى مجلسين واحد للأعيا وعدد أعضاء يبل عين و واحد للنواب و عدد نتائج الانتخابات نائب. نتائج الانتخابات الأخير مباشرة من أصبحت الشعبسنوات، بينما كل سنوات، بينما يعين عنتخاباتضو من مجلس الأعيان و ينتخب الباقون من الشعب أيضاً. رئيس الوزراء و الوزراءيتم ماعية و تعيينهمللأعيان

q lindo verdad!?!
yo casi lloro en la parte q decia قبل البرلمان اعتماداً على نتائج الانتخابات

Carta de la Abuelita

Querido nieto: El otro día tuve una experiencia religiosa muy buena, que quiero compartir contigo.
Fui a la librería cristiana y allí encontré una calcomanía para el auto que decía 'TOCA LA BOCINA SI AMAS A JESUS'

Dado que había tenido un día muy malo, decidí comprarla y pegarla en el cristal de mi auto.
Al salir manejando, llegué a un cruce de dos avenidas que estaba muy complicado, con muchos autos. La temperatura exterior era de 33 grados y era la hora de salida de las oficinas.

Allí me quedé parada, porque la luz estaba roja, pensando en el Señor y como El es bueno.
No me di cuenta que la luz se había puesto verde, pero descubrí que muchos otros aman al Señor porque inmediatamente comenzaron a sonar las bocinas.
La persona que estaba detrás de mí auto era sin duda muy religiosa, ya que tocaba la bocina sin parar y le gritaba: DALE, POR EL AMOR DE DIOS!!!
Dirigidos por él, todos hacían sonar la bocina. Yo les sonreí y los saludaba con la mano a través de la ventanilla.

Vi que otro muchacho me saludaba de una manera muy particular levantando sólo el dedo medio de la mano.
Le pregunté a otro de mis nietos, que estaba conmigo, qué quería decir ese saludo.
Me contestó que era un saludo Hawaiano de buena suerte.
Entonces yo saqué mi mano por la ventana y saludé a todos de la misma manera.
Mi nieto se doblaba de la risa, supongo que por la bella experiencia religiosa que estaba viviendo.

Dos hombres de un auto cercano, se bajaron y comenzaron a caminar hacia mi auto, creo que para rezar conmigo o para preguntarme a que templo voy.
Pero en ese momento fue que vi que la luz estaba verde. Entonces saludé a todos mis hermanos y hermanas y pasé la luz.

Luego de cruzar, noté que el único auto que había podido pasar era el mío, ya que la luz volvió a ponerse en rojo, y me sentí triste de dejarlos allí después de todo el amor que habíamos compartido.

Por lo tanto, paré el auto, me bajé, los saludé a todos con el saludo hawaiano por última vez y me fui.

Ruego a Dios por todos esos buenos hombres y mujeres.

Besos,Tu abuelita.

Adventures in the Bus

A bus stops and two men get on. They sit down and engage in an animated conversation. The lady sitting next to them ignores them at first, but her attention is galvanized when she hears one of them say the following:

- 'Emma come first. Den I come. Den two asses come together. I come once-a-more! Two asses, they come together again. I come again and pee twice. Then I come one lasta time.

- The lady can't take this any more, 'You foul-mouthed sex obsessed pig.' she retorted indignantly. 'In this country, we don't speak aloud in public places about our sex lives.'

- 'Hey, coola down lady, ' said the man. 'Who talkin' abouta sex? I'm a justa tellin my frienda how to spell ' Mississippi ','

$5.00 says you're gonna read this again!

lunes, julio 07, 2008

Una pareja fue entrevistada en un programa de televisión porque estaban casados desde hacía 50 años y nunca se habían peleado.
El periodista, lleno de curiosidad, pregunta a la mujer:
--Pero ustedes, ¿nunca han discutido?
-- 'No', respondió la mujer
--¿Y cómo es eso?
-- 'Cuando nos casamos mi marido tenía una yegua que apreciaba muchísimo. Era la criatura que él más quería en la vida.
El día de nuestra boda fuimos de luna de miel en nuestro carro tirado por la yegua.
En el camino hacia nuestro destino la yegua tropezó.
- Mi marido le dijo con voz firme a la yegua: Uno.
- A mitad de nuestro destino la yegua tropezó de nuevo. Mi marido miró a la yegua y dijo: Dos.
- Al llegar a nuestro destino nuevamente la yegua se tropezó, y mi marido bajó y le dijo: Tres.
Acto seguido sacó su pistola y le pegó cinco tiros a la yegua.
- Yo totalmente sorprendida le recriminé: ¡Hijo de la gran puta, asesino, por qué has matado a la yegua!
- Mi marido me miró fijamente y me dijo: Uno.