martes, marzo 27, 2007

La Rana

Un hombre cruzaba un camino un día en donde había una rana, que le dijo en voz alta dirigiéndose a él:

- Si me besas, me convertiré en una hermosa princesa

Se agachó, cogió la rana y se la metió en el bolsillo. La rana le miro de nuevo y le dijo:

- Si me besas, me convertiré en una hermosa princesa y le diré a todo el mundo lo inteligente y valiente que eres, y que eres mi héroe.

El hombre cogió la rana de su bolsillo, le sonrió, y la volvió a guardar en su bolsillo. La rana le habló de nuevo y le dijo:

- Si me besas, me convertiré en una hermosa princesa y seré tu pareja durante una semana.

El hombre cogió la rana de su bolsillo, le sonrió, y la volvió a guardar en su bolsillo. La rana entonces le gritó:

- Si me besas, me convertiré en una hermosa princesa, y me quedaré contigo durante un año en donde haré cualquier cosa que me pidas

El hombre cogió la rana de su bolsillo, le sonrió, y la volvió a guardar en su bolsillo. Finalmente la rana preguntó:

- ¿Pero que te ocurre? Te he dicho de convertirme en una hermosa princesa y de hacer lo que tu quieras durante un año - ¿por qué no me besas?

El hombre dijo:

- Mira, yo soy un informático. No tengo tiempo para una novia, pero tener una rana que habla es genial.

1 comentario:

  1. de verdad que al ser asi, los informaticos somos como espaciales, por que siempre estamos resolviendo algo y no tenemos tiempo para eso, pero yo como mujer te digo javier que en la vida hay un misterio que se llama amor... y no lo sabemos descubrir asi que tener una buena novia o mujer implica en estos tiempos que sea de tu misma ciencia y pueda comprenderte.... a lo que me gustaria tener y vivir. la anecdota me hizo reir mucho, espero ver mas de estos tipos de chistes... informaticos.

    ResponderEliminar